5 de agosto de 2013

¿Estás pensando en dejar de fumar en verano?


El tabaco es, sin duda, una de las sustancias legales que más adicción provoca a nivel mundial. Conocedores de sus efectos negativos sobre la salud y gracias en parte a las medidas disuasorias adoptadas por numerosos gobiernos (como el español, por ejemplo), son muchos los que se plantean dejar de fumar. Sin embargo, el influjo de la nicotina y las dudas sobre el éxito hacen que una buena parte de los que lo intentan abandonen su propósito al poco de haber comenzado. No hay que olvidar que el luchar contra el tabaquismo es un camino de largo recorrido que, en ocasiones, puede exigir ayuda externa en forma de medicamentos específicos para sobrellevar la dependencia de la nicotina. El principio del año es el momento en el que más personas hacen firme propósito de iniciar una nueva vida sin humo. Por el contrario, el verano no parece ser la época más idónea para hacerlo. ¿O sí lo es? Analizamos los pros y los contras de dejar de fumar durante las vacaciones. 

¿Cuándo dejar de fumar?
Si estamos decididos a dejar el tabaco, cualquier momento es bueno para hacerlo. En contra de lo que muchos puedan considerar, no existe una época más o menos favorable para dar el paso. Sin embargo, bien es cierto que la temporada estival puede aparecer como no especialmente indicada para abandonar los cigarrillos. Y es que es cuando tenemos más tiempo libre, nos sentimos más relajados y tendemos a asociar con más fuerza si cabe nuestros planes de ocio con disfrutar de un pitillo. Las sesiones en la playa o en la terraza parecen invitar a acompañar ese cóctel con una calada. Pero también podemos pensar que el verano es, probablemente, el momento en el que más liberados estamos del estrés y la presión de nuestro día a día. Ya sabemos que la ansiedad es un factor clave a la hora de fumar, por lo que el descanso físico y psíquico veraniego puede aprovecharse para iniciar un tratamiento para dejar el tabaco y esperar un mayor éxito. Además, el cambio en la rutina nos ayudará a desligar nuestro hábito de costumbres cotidianas, por lo que no lo echaremos tanto de menos. 

Recomendaciones para dejar de fumar con éxito
Para aumentar las posibilidades de llegar a buen puerto con el propósito de abandonar el tabaco, hace falta algo más que voluntad personal. A continuación ofrecemos algunas claves para reforzar la decisión tomada:
- Practica ejercicio, pues contribuye a liberar la tensión y la ansiedad
- Deshazte de todo lo que puedes recortarte a tu hábito en el ámbito doméstico
- Cómprate una pelota anti-estrés para mantener las manos ocupadas
- Piensa en el dinero que vas a ahorrar en tabaco e inviértelo en algún hobbie tuyo.
- Evita el exceso de café y té
- Ve a lugares públicos donde sabes que no podrás fumar


¡Sigue nuestros consejos y ánimo con el proceso!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Gracias por tu comentario! Antes de ser publicado, lo someteremos a moderación