23 de enero de 2013

Claves de la cirugía para alargar el pene




La salud sexual es uno de los pilares básicos del bienestar físico y emocional masculino. La realización del coito supone todo un rompecabezas para aquellos que, por motivos físicos o psicológicos, sufren alguna patología que les impide disfrutar del sexo en plenitud. Habitualmente leemos sobre las últimas novedades farmacéuticas para combatir la disfunción eréctil o la eyaculación precoz pero ¿qué hacer cuando el problema es el tamaño del propio pene?

La cirugía como solución
Los avances en medicina estética y reparadora han permitido combatir eficazmente numerosos traumas y complejos. Son muchos los hombres que se someten al poder del bisturí para perfeccionar sus penes. Las operaciones más comunes son el engrose y el alargamiento del miembro viril. También se dan casos de retoques en el escroto o el prepucio para armonizarlos con el tamaño del resto de los genitales. En realidad, los expertos consideran que el hecho de recurrir a la cirugía para mejorar el aspecto del pene no responde a ninguna exigencia médica, sino a un problema de orden psicológico. Muchos hombres necesitan reafirmar su autoestima a través de su sexualidad.  

El alargamiento de pene
La operación va inicialmente dirigida a aquellos hombres que adolecen de un pene demasiado pequeño (entendiendo por pequeño uno de menos de ocho centímetros de longitud). La media se sitúa entre los 12 y 16 centímetros en estado de erección y los miembros que no alcanzan los seis centímetros están considerados como micropenes. Pero la mayoría de los que se operan no se corresponden con este perfil. Muy al contrario, se estima que en torno a un 90% de los hombres que se deciden por la cirugía no la necesita. El objetivo es agrandar un pene ya de por sí normal. Hay tendencia a relacionar erróneamente tamaño y placer, tanto por parte del hombre como de la mujer. Los profesionales de la medicina recomiendan acudir al psicólogo para tratar dichos problemas de autoestima, en lugar de recurrir directamente a la cirugía.

La cara oculta de la operación de alargamiento de pene
Lo que muchos hombres olvidan es que el alargamiento de pene solo tiene efecto cuando el miembro está en reposo. En plena erección, éste tiende a recuperar la longitud original, pues depende de la cantidad de sangre que recibe y de la presión de la misma. Además, esta operación no está indicada para menores de 22 años, pues no se hallan todavía en su plenitud hormonal y podría afectar a su anatomía. Por otra parte, hay que recordar que la cirugía no todo lo puede. En realidad, lo máximo que puede conseguirse es un alargamiento de uno o dos centímetros. La doctora Puigvert, de la Asociación Española de Andrología, Medicina Sexual y Reproductiva, define el creciente interés por esta intervención estética como "dramático".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Gracias por tu comentario! Antes de ser publicado, lo someteremos a moderación