16 de enero de 2013

Fisioterapia pélvica, lo último para una buena erección




La impotencia ya no tiene por qué suponer un trauma para quien la padece. Gracias a la aparición en los últimos años de novedosos tratamientos farmacológicos que garantizan la recuperación del vigor perdido, los hombres que sufren de disfunción eréctil pueden volver a retomar su actividad sexual libres de todo condicionante. 

Medicación para la impotencia
Los más habitual es recurrir a la ayuda extra que productos como Cialis, Viagra y similares ofrecen. Con tan solo una de estas píldoras y en menos de una hora, el hombre es capaz de responder con una erección satisfactoria a la estimulación sexual recibida. Lo mejor de estos productos es que sus efectos pueden prolongarse por un lapso de tiempo en ocasiones bastante amplio (tal es el caso de Cialis, también llamada "la píldora del fin de semana"). 

Alternativas naturales a los fármacos
Pero también hay vida más allá de los medicamentos mencionados. A modo de complemento o como terapia preventiva, han comenzado a promocionarse las virtudes de la fisioterapia del suelo pélvico en los hombres. Aunque suene raro, la función de estos ejercicios no difiere mucho de los dedicados a potenciar y reafirmar la musculatura vaginal de la mujer. 

Los ejercicios de suelo pélvico a examen
Este tipo de fisioterapia está todavía en pañales en nuestro país. Sin embargo, la sanidad pública está comenzando a implantar unidades especializadas en los hospitales de vanguardia. De todas formas, las pacientes son casi en su totalidad mujeres. El trabajo sobre el suelo pélvico en los hombres parte de la premisa de que el músculo es un órgano dinámico, susceptible de mejorar. Si se trabaja adecuadamente en sesiones de 45 a 60 minutos, se puede recuperar notablemente la funcionalidad del órgano sexual masculino. El buen tono del suelo pélvico es clave para tener una actividad sexual plena. Esta terapia contribuye a dar una mayor rigidez a los músculos de la zona y una mayor tensión en la erección. El periné superficial y la musculatura que recubre el pene juegan un papel crucial en la rigidez de este órgano. 

Terapia de suelo pélvico y prevención
Esta gimnasia también pueden influir decisivamente en la prevención de patologías como la disfunción eréctil. Aunque las investigaciones en sobre este punto no están todavía demasiado avanzadas, se estima que el trabajo sobre las estructuras genitales puede contribuir a retrasar o incluso prevenir la aparición de problemas de erección. La edad ideal para comenzar a realizar este tipo de fisioterapia sería a partir de los 50 años, nunca antes. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Gracias por tu comentario! Antes de ser publicado, lo someteremos a moderación