8 de enero de 2013

¿Cómo conseguir un buen "six pack" sin morir en el intento?


El culto al cuerpo ya no es solo cuestión de mujeres. Los hombres han aprendido a cuidarse y a gustarse. Para muestra, la proliferación de publicaciones y sitios webs dedicados en exclusiva a la salud y la belleza en masculino.

Los abdominales: un elemento clave
La mayoría de los hombres entre 20 y 40 años tienen una fantasía común: conseguir unos abdominales bien definidos. Todo aficionado al gimnasio y el ejercicio físico sueña con el momento en que, al quitarse la camiseta en la playa o en las distancias cortas, sus espectadores tenga que contener un infantil "¡oh!" de sincera admiración. Ese es el objetivo declarado que se esconde bajo un buen número de suscripciones a gimnasios y centros de mantenimiento físico. Sin embargo, no siempre es fácil conseguirlo. 

El "six-pack" exprés es posible
Pero no hay que desesperar. Existen algunos trucos que permiten modelar todo un "six-pack" de infarto en un tiempo prácticamente récord. ¿Qué se necesita? Muchas ganas y, sobre todo, una buena dosis de constancia al realizar los ejercicios. ¡No apto para pusilánimes!

Ejercicios troncales
-Intentando no mover la zona superior del tronco, desplaza lentamente la rodilla izquierda  en dirección al codo contrario. Mantén esa posición durante 15 segundos. Recupera la posición de inicio e invierte el movimiento. Procura mantener el vientre rígido. Para conseguirlo debes emplear las extremidades para generar fuerzas en varias direcciones que fuercen el trabajo de los abdominales. Si notas cualquier tensión lumbar pueden reducir la amplitud de los movimientos de la pierna. Poco a poco, aumenta el tiempo de cada movimiento, en series de tres. 

-Adoptando la posición clásica de flexiones en el suelo con los pies bien separados y en paralelo, sube y baja en intervalos regulares. Si tienes dificultades para mantener esa postura, busca apoyo en los codos. 

- Si las mujeres hacen sentadillas, los hombres pueden hacer ejercicios de glúteos y abdominales. Ténsalos como si fueran a darte un puñetazo en la barriga. Eso te será muy útil para el siguiente paso: aumentar la potencia del esfuerzo.

- Colocado en la posición del tablón (sobre el costado y apoyado en un codo o, preferiblemente, sobre una mano), extiende el brazo libre por debajo del otro brazo. Dedícale unos 15 o 20 segundos a ese movimiento e inviértelo, extendiéndolo hacia el techo. Cambia de lado y repite. 

- Cuando ya hayas alcanzado un buen nivel en los pasos anteriores, estarás listo para alcanzar tu meta. Volviendo a la posición de flexiones en el suelo, pasa una mano por debajo del cuerpo hasta apoyarla en la cadera contraria. Mantén el cuerpo todo lo recto que puedas, evitando la rotación. Repite el movimiento en sentido contrario. 

Si al ejercitarte notas una sensación de ardor en la musculatura de tu torso… ¡felicidades! Estás en el buen camino. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Gracias por tu comentario! Antes de ser publicado, lo someteremos a moderación