5 de junio de 2013

¿Podemos fiarnos del Viagra genérico?


La disfunción eréctil ya no es el gran tabú de antaño. Sin embargo, todavía falta una conciencia real sobre la dimensión de este problema. Muchos hombres optan por vivirlo en silencio, a menudo aislándose de su pareja y entorno. Para que los problemas de ereccións no se convirtiesen en un calvario sin solución, en 1998 se puso a la venta el primer tratamiento farmacológico para la impotencia. Nacía entonces Viagra de Pfizer y, tres lustros más tarde, asistimos sorprendidos al que puede ser el ocaso de su reinado. En tan solo unos días expirará la patente oficial, por lo que los genéricos inundarán el mercado. Analizamos la situación. 

Viagra genérico a día de hoy
En estos momentos, sigue siendo la farmacéutica Pfizer la única y exclusiva propietaria de los derechos de fabricación de Viagra, cuyo principio activo es Sildenafil. Ello significa que cualquier otra pastilla para la impotencia que se comercialice y que presente este elemento en su composición es totalmente ilegal y, por lo tanto, conlleva un riesgo elevado para la salud del hombre. En los últimos años han proliferado las páginas web que ponen a la venta los llamados "genéricos de Viagra", respondiendo a la gran demanda de tratamientos para la impotencia y usando como cebo unos precios mucho más bajos que los del original. Al no ser fármacos aprobados para su venta, esas pastillas no están sometidas a ningún tipo de control. En ocasiones se trata simplemente de puros placebos, mientras que en otras son cócteles de sustancias tóxicas para el organismo. 

Viagra genérico a partir de ahora
La apertura al mercado de la patente hasta ahora en poder de Pfizer hará posible que las farmacéuticas competidoras presenten sus propios tratamientos para la impotencia a base de Sildenafil. La era de los genéricos de Viagra está a la vuelta de la esquina, pero, en esta ocasión, sí contarán con el visto bueno de las autoridades sanitarias competentes. Al contrario que en la actualidad, Viagra genérico estará a disposición de los usuarios tanto en farmacias físicas como en farmacias online registradas. Eso sí, seguirá necesitando una receta médica. Éste es uno de los principales indicios que ayudan a identificar las falsificaciones. Y es que, por mucho que nos resulte más cómodo y rápido, Viagra no se vende libremente. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Gracias por tu comentario! Antes de ser publicado, lo someteremos a moderación