10 de junio de 2013

¿Quieres dejar de fumar y no sabes cómo?


Dejar de fumar: el propósito de muchos cada 31 de diciembre. Ahora que hemos llegado al ecuador del año 2013, se acerca el momento de hacer un primer balance. ¿Los cigarrillos todavía forman parte de tu rutina diaria? ¿Eres incapaz de tomarte el café de media mañana sin salir a prender uno? Si has respondido afirmativamente a ambas preguntas es que no vas por muy buen camino. Algo ha fallado en tu plan para lograr una nueva vida sin malos humos. Y es que no solo sirve con proponérselo. Para conseguir dejar de fumar se requiere -además de la voluntad personal- el compromiso del entorno más próximo y la ayuda extra de algún tratamiento farmacológico para controlar los síntomas de la ausencia de nicotina.

Pequeños trucos, grandes pasos
Para que la transición sea más llevadera, existe toda una serie de claves que te ayudarán a borrar las huellas de los cigarrillos en tu día a día. De hecho, dejar el tabaco implica alterar ciertas rutinas que van inevitablemente unidas al fumar. Con ello estaremos desactivando los automatismos cerebrales que crean en nosotros la desagradable sensación de dependencia de la nicotina. Entre los trucos más efectivos están:
- Buscar un sustituto que reemplace al cigarrillo en la boca. En un primer momento puede recurrirse a caramelos, piruletas o similares para reducir el impacto de no fumar. Además de reemplazar al pitillo, nos ayudarán a entretenernos y su contenido en azúcares ayudará a nuestro organismo a relajarse.
- Aumenta la ingesta de agua. Aunque parezca que no existe ninguna relación entre dejar de fumar y la cantidad de agua que uno bebe, está demostrado que la deshidratación aumenta los niveles de estrés. Y el estrés, como todos sabemos, nos lleva a tirar del tabaco.
- Mejora tu dieta. Dejar de fumar mejora el apetito y la capacidad gustativa, por lo que recuperarás parte de tu apetito. Come despacio y disfruta de cada bocado. Respeta las 5 comidas estándares e incluye una mayor cantidad de frutas y verduras en tu dieta.
- Comienza a practicar algún deporte. Encuentra una actividad física que te atraiga. El ejercicio, además de mejorar tu frecuencia cardíaca y reforzar tus pulmones, te servirá para eliminar de la nicotina y las toxinas en el organismo.
- Cuida tu descanso. Cuantas más horas duermas, más relajado te sentirás. Así se reducirán tus niveles de estrés y te será más fácil evitar el consumo de sustancias excitantes como el tabaco, el alcohol o el café.

Si necesitas más ayuda…
puedes recurrir a alguno de los eficaces tratamientos para dejar de fumar que existen en el mercado. Uno de los fármacos con receta médica más demandados es Champix, de los laboratorios Pfizer. Es un programa de 12 semanas que sirve para reducir la dependencia de la nicotina y minimizar los síntomas en el sistema nervioso de su ausencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Gracias por tu comentario! Antes de ser publicado, lo someteremos a moderación