29 de octubre de 2013

Los beneficios del café: desmontando mitos


El café se ha convertido en uno de los elementos indispensables y característicos de nuestro día a día. Puro, con leche, manchado, cortado, capuccino, con leche condensada, con azúcar o amargo, este producto es uno de los ejes fundamentales en nuestro estilo de vida actual. Y es que en España tenemos una particular cultura del café, haciendo de él no solo un elemento nutricional frecuente en nuestros desayunos y sobremesas, sino empleándolo también como un motivo para socializar. Ir a tomarse un café relajadamente con amigos para charlar o negociar algún tema de trabajo en torno a una taza humeante son ya dos clásicos. Al igual que con otros alimentos como el chocolate o el vino, son muchos los mitos nutricionales que se han desarrollado en torno a esta bebida. ¡Descubramos la verdad sobre ellos!

El café es bueno…
- Porque contiene un alto nivel de antioxidantes (los llamados polifenoles), que actúan protegiéndonos de las mutaciones celulares y retrasando así su envejecimiento. Un estudio publicado por la Universidad de Scranton va un paso más allá, afirmando que hasta 229 miligramos de la ingesta diaria de antioxidantes en los adultos tienen como fuente el café. 
- Para disminuir hasta en una cuarta parte el riesgo de sufrir diabetes tipo II. Una vez más, son los antioxidantes los principales de tal cualidad. Y es que evitan la resistencia a la insulina, la hormona  causante de este problema metabólico cada vez más frecuente en nuestro país. 
- Frenando la posibilidad de desarrollar problemas de demencia con el tiempo. Los científicos relacionan esta propiedad con la capacidad estimulante del sistema nervioso central que posee el café. Es un agente clave en la prevención de enfermedades de tipo neurodegenerativo como el Parkinson o el Alzheimer. 
- Ya que ese mismo efecto sobre nuestro nervios hace que seamos más sensibles a todo tipo de alertas, activándonos y mejorando nuestra capacidad receptiva. Incluso hace que nuestro nivel de concentración sea mayor. 
- En combinación con la actividad física. Los deportistas consiguen gracias a él potenciar su rendimiento y su resistencia en las competiciones. El café tiene, de hecho, un efecto ergogénico que se traduce en el aumento de la potencia muscular en deportistas que practican la resistencia, por ejemplo.

Mitos en torno al café
- El café bloquea la correcta absorción de calcio en el organismo, predisponiéndonos a sufrir osteoporosis. La Sociedad Nacional de Osteoporosis del Reino Unido ha puntualizado que a día de hoy no existe ningún indicio que justifique tal afirmación. 
- El café deshidrata. Al contrario, tomar café de forma moderada es un complemento ideal en nuestra ingesta diaria de líquidos. 
- El café provoca cáncer. Hace casi una década, la Fundación Mundial para la Investigación contra el Cáncer publicó un estudio en el que echaba por tierra dicha teoría. No se ha probado que esta bebida influya en ningún modo significativo en el riesgo de sufrir esta enfermedad. 
- El café es enemigo de la salud estomacal. A pesar de que el café posea sustancias irritantes, éstas desaparecen cuanto más se tosta. Un café expreso apenas genera acidez de estómago

Los beneficios del café sobre nuestra salud son numerosos y muy diversos. Dependerán, eso sí, de que nuestro consumo se mantenga dentro de los límites de la normalidad. Más allá de las 4 tazas al día, puede que las listas anteriores comiencen a hacer aguas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Gracias por tu comentario! Antes de ser publicado, lo someteremos a moderación