22 de octubre de 2013

Más allá de los parches de nicotina


Dejar de fumar no solo es cosa de voluntad y de perseverancia. En la mayoría de los casos suele requerirse también un poco de ayuda externa para evitar caer en la tentación de encender un pitillo a las primeras de cambio. Los especialistas insisten en la importancia de optar por un sistema de reemplazo de la nicotina que haga más fácil la transición a una rutina sin tabaco. En algunos casos se recomienda además recurrir a una terapia psicológica para combatir la adicción. Hace años que están disponibles en el mercado los clásicos parches de nicotina, cuya versión en chicle es uno de los recursos más empleados por los fumadores a la hora de dejar los cigarrillos. Sin embargo, las alternativas actuales no se reducen a ello. Si los parches no son lo tuyo y te has cansado de mascar, descubre un tratamiento alternativo para dejar de fumar. ¡Llega Champix de Pfizer!

La difícil tarea de decir adiós al tabaco
Cuando nos decidimos a dejar de fumar, solemos ser optimistas con respecto al objetivo que nos hemos marcado. Nos imaginamos que en tan solo unos días seremos capaces de ignorar la llamada de los pitillos y que en poco tiempo no pensaremos nunca más en ellos. Por desgracia, las estadísticas demuestran que un porcentaje muy elevado de los fumadores que desean dejarlo fracasan en el intento a las primeras de cambio. La adicción a la nicotina es la responsable, dificultando la tarea. Las recaídas son frecuentes y van minando nuestra motivación inicial. Los pensamientos auto-indulgentes del tipo "un cigarro aislado no tiene nada de malo" o "puedo controlar la adicción, fumaré un pitillo nada más" son toda una señal de alerta. No en vano, los planes de abandonar el tabaco a corto plazo se ven a menudo amenazados por ellos. Y es que siempre es difícil establecer un calendario predeterminado cuando se trata de dejar de fumar. 

Dejar de fumar en 12 semanas
Los tratamientos para dejar de fumar están elaborados normalmente a base de nicotina. Las terapias de reemplazo actúan suministrando de forma continua pequeñas dosis de esta sustancia a nuestro cuerpo, minimizando así los síntomas de abstinencia.Se presentan en parches, chicles, atomizadores nasales e inhaladores. Su eficacia suele ser elevada, pero su principal punto débil es que siguen suministrando nicotina a organismo. La alternativa está en un revolucionario fármaco para dejar de fumar que comercializan en la actualidad los laboratorios Pfizer. Bajo el nombre de Champix, se presenta un tratamiento concebido para ayudar a abandonar el tabaco en un plazo de 12 semanas. Su principio activo, Vareniclina, elimina la sensación de placer que proporcionan los cigarrillos. Todo ello sin recurrir a la nicotina y bloqueando los síntomas de abstinencia

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Gracias por tu comentario! Antes de ser publicado, lo someteremos a moderación