1 de julio de 2013

Antes de emprender un viaje de aventura, prepara tu botiquín


Somos muchos los que llevamos un aventurero en nuestro interior. Ahora que llega el buen tiempo y las escapadas veraniegas, ¿qué mejor momento para explorar esa faceta oculta? De hecho, cada vez son más los españoles que, a la hora de planificar sus vacaciones, se deciden por destinos exóticos que les ofrezcan no solo hermosos paisajes y múltiples posibilidades en cuanto al ocio se refiere, sino también zonas donde practicar actividades físicas más o menos extremas. Los viajes de aventura son los reyes en el catálogo de agencias y páginas web de turismo. Eso sí, en ellos no es oro todo lo que reluce. Desplazarse a dichas áreas remotas puede implicar ciertos riesgos para la salud humana. Es ahí donde interviene la labor de prevención que cada uno debe llevar a cabo. Y es que planificar un viaje de estas características va más allá de elegir bien la equipación que nos llevamos. También hay que cuidar el botiquín del que disponemos y el programa de vacunas necesarias. Repasamos algunas recomendaciones básicas.

Algunas propuestas de destinos exóticos
Parecen quedar atrás los tiempos en los que el sueño de muchos era cruzar el charco y visitar alguna de las cientos de playas caribeñas para disfrutar sin límites del excelente clima ecuatorial y la exuberancia de sus formas de vida. El concepto de viaje exótico parece estar evolucionando a pasos agigantados. En la actualidad, cada vez se opta más por destinos que aúnen esas mismas características con otras como los bienes de interés cultural, la riqueza natural o las disposiciones geográficas para la práctica de algún deporte de riesgo. Por eso, triunfan los viajes al corazón del África subsahariana (por ejemplo, Uganda), así como a tierras casi vírgenes de Sudamérica (el altiplano boliviano en la frontera con Perú) o Asia (tal es el caso de algunas islas remotas de Tailandia).

¿Cómo preparar un viaje de estas características?
En las semanas previas al desplazamiento es esencial consultar las recomendaciones del Ministerio de Sanidad a este respecto. Ahí podremos encontrar no solo detalles sobre las particularidades sanitarias de ciertos destinos, sino instrucciones sobre seguros médicos o de repatriación. También hallaremos cumplida información sobre normas de vacunación. En función de a dónde nos dirijamos, tendremos la posibilidad además de adquirir una serie de fármacos específicos que servirán o bien para prevenir la contracción de ciertas enfermedades (como los mareos del viajero, el mal de altura o el jet lag) o bien para cortar de raíz los primeros síntomas de otras, como la diarrea del viajero e incluso la malaria. No dejemos que la falta de precaución nos arruine una fantástica experiencia. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Gracias por tu comentario! Antes de ser publicado, lo someteremos a moderación