17 de julio de 2013

Cócteles sin alcohol: ideales para dejar de beber


El verano nos invita a relajarnos y a tomarnos la vida con más calma. El calor, el sol y las vacaciones hacen que aparquemos por unos días nuestra rutina y cometamos algunos pequeños (o grandes) excesos. Si nos decidimos por un viaje a algún destino español, probablemente nos veamos tentados por la rica y variada gastronomía patria. Pero, por encima de la comida, el caballo de batalla de cada temporada suele ser otro: el exceso de copas. Y es que las tardes de terraza suelen dar paso a noches de copas que se prolongan hasta la madrugada. Para tratar de reducir en la medida de lo posible el sufrimiento de nuestro hígado, nos hemos propuesto elaborar una lista de cócteles alternativos. Veamos cómo refrescarnos sin recurrir al alcohol. ¿Triunfarán este verano estas bebidas 0,0?

¿Qué es un cóctel?
Los cócteles, por definición, mezcla de distintas bebidas en distintas proporciones. Suelen incorporar uno o más alcoholes, sumados a ingredientes complementarios como zumos, frutas, leche, nata o especias aromáticas. Incluso puede echarse mano de refrescos, tónica o soda para darle un toque burbujeante. Existen numerosas formas de prepararlos y, en función de las mismas, recibirán un nombre u otro. En general, se distingue entre: cócteles aperitivos, digestivos, reconstituyentes, de media tarde, refrescantes o de invierno. 

¿Cómo conseguir un cóctel sin alcohol?
El alcoholismo es, junto con la obesidad y el tabaquismo, una de las mayores lacras sanitarias mundiales. Para ponerle freno al consumo excesivo de bebidas alcohólicas, nada mejor que optar estas vacaciones por cócteles diferentes que ofrecen experiencias sensoriales únicas sin que por ello se vea perjudicado nuestro organismo. Dependiendo de los gustos de cada uno, podremos optar por mezclas dulces, frescas, cremosas o ligeras. La primera está representada por un cóctel de coco a base de elementos de lo más exótico. Zumo de piña, nata, leche de coco, agua de coco y coco deshidratado satisfarán a los más exigentes. Cuando el calor aprieta, la opción de un cóctel de enebro suena de lo más sugerente: tónica, pepino, azúcar, lima, ralladura de naranja y semillas de enebro son sus ingredientes. Y para los que no temen al michelín, un cóctel de mango, piña, maracuyá, nata y nuez moscada es ideal. Si la última resaca exige un plan de desintoxicación, nada mejor que mezclar albahaca, pimienta rosa, guindilla, lima, sal gorda, aceite balsámico y zumo de tomate. ¡Todo un reconstituyente!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Gracias por tu comentario! Antes de ser publicado, lo someteremos a moderación