10 de julio de 2013

¿Buscas un plan de entrenamiento para maratón?


Cualquier aficionado a la práctica del atletismo sueña con participar algún día en una maratón. Es el desafío máximo, la cumbre de todo runner. Ese deseo no tiene por qué convertirse en una utopía. Para conseguirlo, basta con ser constante y plantearse una rutina adecuada de ejercicio y entrenamiento preparatorio. A continuación ofrecemos algunos trucos para mejorar el rendimiento y ponerse a punto de cara al reto maratoniano. Eso sí, ¡no son aptos para pusilánimes!

Maratón: entre la gloria y el infierno
Los 42 quilómetros y 195 metros de distancia que hay que recorrer para cubrir una maratón rememoran la gesta de aquel soldado griego llamado Filípides que, en el siglo V a. C. murió tras correr desde Maratón a Atenas para anunciar la victoria sobre los persas. Desde el 1.908 quedó fijada la distancia oficial de esta prueba olímpica. A partir de entonces, la fascinación por esta prueba no ha disminuido. Tanto hombres como mujeres (desde los años '70) se han lanzado a prepararse para este esfuerzo titánico. Tal es el éxito de estas pruebas que existe todo un calendario internacional que muchos siguen con fervor. Los llamados "World Marathon Majors" agrupan las competiciones de Boston, Nueva York, Chicago, Berlín, Londres y Tokyo. 

Reglas para afrontar una maratón
Correr una maratón no es un reto apto para aficionados. Por eso, es imprescindible -además de presentar una buena condición física de base- tener en cuenta las siguientes recomendaciones
- Empieza el entrenamiento en serio entre 10 y 12 semanas antes de que vayas a participar en una maratón. 
- Haz un plan, incluyendo en él tanto el ejercicio como el descanso. 
- Nunca corras 4 días seguidos
- Haz largos a un ritmo lento y sostenible, ajustando el ritmo a tu propia comodidad. 
- Desecha la idea de hacer series si es tu primera carrera. La velocidad no debe ser tu prioridad. 
- Respira siempre por la boca y no solo por la nariz. 
- Cuida la progresión. En ningún caso aumentes repentinamente la distancia recorrida en más de un 20% de los quilómetros hechos la semana anterior. 
- Escucha a tu cuerpo. Si no te sientes motivado para salir a correr, no lo hagas. Tampoco fuerces si comienzas a experimentar problemas para descansar o falta de apetito. Son señales que envía el organismo para alertar de un exceso de ejercicio.


¡Toma nota y buena suerte!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Gracias por tu comentario! Antes de ser publicado, lo someteremos a moderación