8 de julio de 2013

Cuando la cirugía de alargamiento del miembro masculino se vuelve una obsesión


Cada vez son más los urólogos y especialistas que manifiestan su alarma ante una tendencia que va en aumento en nuestro país: los alargamientos de pene. Si hace unos años las operaciones de estética tenían en las mujeres a sus principales clientes, parece que los hombres manifiestan un interés creciente por la cirugía. Si en el caso de ellas triunfaban -y todavía siguen haciéndolo- los aumentos del tamaño de las mamas, ahora despuntan las consultas para el alargamiento de pene. ¿A qué se debe tanto interés?

El tamaño importa
Puede sonar a mito trasnochado, pero la realidad es que el tamaño del miembro viril es algo que preocupa -y mucho-. Los estereotipos clásicos de la masculinidad pasaban en gran medida por el vigor sexual, por lo que, en una regla proporcional, un pene mayor significaría un mejor rendimiento sexual, quedando así reafirmada la virilidad de su poseedor. Precisamente por esa centralización de la sexualidad del hombre en torno a sus genitales, patologías como la disfunción eréctil o la eyaculación precoz no solo se han convertido en grandes quebraderos de cabeza para quienes la padecen, sino que siguen siendo temas tabú de los que muchos prefieren no hablar. Algunos expertos consideran que el papel del cine pornográfico ha sido muy importante a la hora de consolidar estos esquemas mentales. Las fantasías sexuales que éste ha alimentado se refieren en muchos casos no solo a posiciones y modalidades a la hora de mantener relaciones sexuales, sino a los propios roles del hombre y la mujer. Si de ella se espera que sean osadas y desinhibidas, a él se le pide que ofrezca un nivel de satisfacción muy elevado. Ello hace que, en muchos casos, se pierda la perspectiva sobre el acto sexual en sí y su dimensión emocional. A pesar de que muchas mujeres reconozcan que prefieren miembros estándar o gruesos, es realmente a los hombres a quienes el tamaño obsesiona. Tanto que, en ocasiones, llegan a supeditar el disfrute a las características de su pene. 

Operaciones para el alargamiento de pene

Dicha mentalidad se traduce, por lo tanto, en el espectacular incremento de las operaciones de alargamiento de pene que se han registrado en España en los últimos cinco años. Se estima que entre 1.000 y 5.000 hombres se someten cada año al bisturí por esta causa. La cirugía para aumentar o engrosar el pene es sencilla y se hacen en el propio día, con unos precios que rondan los 4.000 euros. En realidad, está encaminada a mejorar la calidad de vida de aquéllos que poseen micropenes (por debajo de ocho centímetros). Sin embargo, son cada vez los hombres con penes estándar (entre doce y dieciséis centímetros) los que se animan a pasar por quirófano. Los expertos consideran que hasta un 90% de los que lo hacen no lo necesitan. Y es que, en muchos casos, el problema reside en la mente del nombre y no en sus genitales. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Gracias por tu comentario! Antes de ser publicado, lo someteremos a moderación