27 de febrero de 2013

Condones: intrucciones de uso


Puede que para muchos resulte de lo más obvio, pero nunca está de más recordar el correcto modo de empleo de los condones. Todos conocemos los pasos básicos. Sin embargo, ¿siempre los seguimos? Asegúrate de que practicas sexo realmente seguro y repasa con nosotros los puntos básicos para garantizar la efectividad de los condones.

Antes de usar el preservativo
Normalmente tendemos a dejarnos llevar por el calentón. Y ya se sabe que en plena excitación, nuestras neuronas pierden ciertas capacidades. Piénsalo durante tan solo un segundo y recuerda pararte a tiempo para colocarte el condón. Es un engorro, pero te evitará más de una sorpresa luego. Lo mejor es que te asegures antes de que no está caducado y de que no lo has dejado cerca de ninguna fuente de calor u objeto punzante. Para abrir el envoltorio, desliza el condón hacia un lado y, usando solo tus dedos, rásgalo. Con el pene en erección, es momento de pasar a la siguiente fase.

¿Cómo colocarlo ?                        
Sujeta la punta del condón con tus dedos índice y medio, con el aro situado sobre la punta del pene. Desenróllalo poco a poco, con cuidado de que la parte enrollada del condón esté hacia fuera. Si no, lo estarás colocando al revés. Si durante la penetración se escurre hacia la punta, recolócalo de inmediato. Y si, por un accidente, resulta que se te resbala y se escurre, coge uno nuevo. Dicho esto, recuerda elegir preservativos que se adapten a tus medidas. Una vez hayas eyaculado y antes de que baje tu erección, retira el pene de la vagina con cuidado de sostener la base del condón para que no se quede dentro o se vierta.

Después del sexo
Si quieres asegurarte de que ha sido 100% efectivo, ve al lavabo y llena el condón de agua. Cruza los dedos para que no salga un chorrito de agua de su cuerpo. Luego, tíralo de una forma segura e higiénica en el cubo de la basura. Nunca lo hagas en el WC, podrías causar un desagradable atasco.

Póntelo, pónselo
Puede que seas todo un experto en condones, pero te da pereza colocártelo tú mismo. Sin duda es mucho más excitante que ella te ayude con la tarea. Así evitarás tener la desagradable sensación de que se os está cortando el rollo. Si para ti esta guía no incluye ninguna novedad, pásasela a ella para que tome buena nota de algunos trucos básicos. Márcale el camino y ella sabrá compensártelo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Gracias por tu comentario! Antes de ser publicado, lo someteremos a moderación