13 de febrero de 2013

Preguntas frecuentes sobre la vasectomía




La vasectomía es una intervención quirúrgica que tiene por objetivo la esterilización masculina. Se trata de la fórmula anticonceptiva más radical que se contempla en el caso del hombre, pues es técnicamente irreversible. Podemos hacernos una idea de en qué consiste dicha operación, pero ¿realmente lo sabemos todo sobre la vasectomía?

Razones para la esterilización del hombre
El carácter definitivo de este procedimiento requiere de una decisión totalmente consciente por parte del paciente, quien asume las repercusiones de la misma sobre su capacidad reproductiva. Los motivos principales que pueden llevar a un hombre a decidirse por la esterilización son: no desear tener más hijos, no poder o querer utilizar otro método anticonceptivo alternativo, evitar el margen de error asociado a la esterilización femenina mediante la ligadura de trompas, padecer alguna enfermedad hereditaria conocida o que la mujer sufra alguna patología que pueda complicarse con el embarazo. 

Dudas frecuentes
Son muchas las preguntas que pueden asaltar al hombre cuando se enfrenta a una cirugía de este tipo. ¿Cómo afectará la vasectomía a su sexualidad?, ¿es realmente fiable?, ¿cuándo podré volver a practicar sexo?, ¿qué secuelas físicas tiene?. A continuación tratamos de responder a todas ellas y aclararte las ideas:
- Cambios tras la operación. En principio, el hombre no debería notar ninguna variación en su organismo. Ni los niveles hormonales varían, ni la libido ni el deseo sexual. 
- Espermatozoides y esterilidad. ¿A dónde van tras la cirugía? Los testículos del hombre siguen produciendo espermatozoides, pero, al no existir ya el conducto para que estos sean redirigidos hacia el exterior, es el propio cuerpo quien los reabsorbe. Hay que recordar que los espermatozoides tan solo representan el 1% del semen. 
- Postoperatorio. Hay que evitar realizar actividades intensas durante al menos una semana tras haber sido intervenido. A las 2 semanas, el paciente ya puede retomar su rutina habitual.
- El sexo. No existe un plazo determinado para volver a practicarlo. Dependerá en último término de cómo se sienta el hombre. Al principio, y mientras no quede testada la eficacia de la operación, debe echarse mano de algún anticonceptivo. La capacidad de erección y orgasmo permanecen intactas, por lo que puede mantener relaciones sexuales plenas apenas unos días tras la esterilización. 
-Replantearse la vasectomía. Es posible, pero complejo y no siempre ofrece garantías. Habría que proceder a la recanalización del conducto deferente mediante una microcirugía de sutura de los cabos cortados. La eficacia de la vasovasostomía disminuye a medida que pasa el tiempo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Gracias por tu comentario! Antes de ser publicado, lo someteremos a moderación