20 de febrero de 2013

Guía para la depilación masculina























Los cuidados estéticos ya no son solo una exclusiva de las mujeres. En los últimos años, el auge de las tendencias metrosexuales han servido para recordarnos que los hombres también tienen un lado coqueto. Aunque no todos llegan al extremo de Beckham y sus pobres imitadores (omitamos todo comentario sobre nuestra fauna nacional), la cosmética masculina tiene cada vez más éxito y ha dejado de ser un tabú. ¡Demuestra que sabes cómo cuidarte y las chicas sabrán cómo recompensarte!

Depilación para hombres
Una de las principales revoluciones experimentadas por la estética masculina en estos tiempos ha sido la generalización de la depilación. De repente, todos están deseosos por quitarse de encima esos pelillos -o pelazos- que recuerdan el alto contenido en testosterona que les corre por las venas. Si antes era más bien cosa de deportistas -por aquello de garantizar una mejor aerodinámica, impedir molestias al vestir las equipaciones y facilitar la tarea de los fisioterapeutas-, la campaña contra el vello corporal masculino se ha extendido. Las zonas más comunes que se depilan son el pecho, la espalda y las piernas. 

¿Cómo conseguir una buena depilación?
Partiendo de la base de que para poder presumir hay que sufrir, son muchos los que se han pasado a las técnicas de depilación más eficaces aunque también más molestas. Tomando ejemplo de las mujeres, dominan todo el espectro de ceras que están disponibles en el mercado: fría, caliente, tibia. Ese vocabulario ya no tiene secretos para ellos. Pero para elegir el mejor sistema es muy importante tener en cuenta el nivel de sensibilidad de la piel de cada uno, el fototipo, el color del vello y la zona a tratar. El presupuesto y los resultados que se pretenden conseguir también te harán decantarte por uno u otro. Sugerencias:
-Depilación con maquinilla manual. Manejable, cómoda y bastante eficaz. El método tradicional siempre es una opción de garantía.
- Depilación con maquinilla eléctrica. Con cable o con batería para una mayor autonomía, las hay de muchos tipos. Podrás usarla incluso en la ducha.
- Depilación con crema, spray o gel. En tan solo unos minutos te liberarás de ese vello indeseado.
- Depilación con cera. Conseguirás un acabado excepcional y de larga duración. Eso sí, no es apta para hombres de lágrima fácil.
- Depilación con láser. La solución definitiva e integral, pero también la más cara. 

Ahora solo te queda decidirte por alguna de ellas. Y tú, ¿de qué tipo de depilación eres?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Gracias por tu comentario! Antes de ser publicado, lo someteremos a moderación