6 de febrero de 2013

¿Se puede mejorar la fertilidad masculina?




Los últimos estudios apuntan a un descenso alarmante en la calidad del semen en las sociedades occidentales. Y es que el estrés diario y el ritmo de vida frenético que llevamos amenaza con pasarnos factura a todos los niveles. La disfunción eréctil, la eyaculación precoz y los problemas de fertilidad están muy ligados a estos factores. Sin embargo, existen toda una serie de atajos y remedios para combatir la infertilidad masculina. Desde fármacos a sustancias naturales o simples cambios en los hábitos cotidianos, todos ellos pueden ser de gran utilidad.

¿Qué es la infertilidad masculina?
Como su propio nombre indica, se trata de la imposibilidad de concebir un hijo de forma natural o de llevar a término un embarazo tras un período prolongado de vida sexual activa sin la utilización de medidas anticonceptivas. Este problema afecta en torno al 15% de las parejas, dependiendo en un 21% de los casos de algún factor asociado con el esperma masculino. 

¿Cuáles son sus causas?
Los factores causantes de esta patología pueden ser de cuatro órdenes distintos: pre-testiculares o endocrinos, testiculares, post-testiculares o espermáticos. Desde la diabetes Mellitus a los problemas de tiroides, pasando por la eyaculación retrógrada o la hipospermia, la esterilidad puede analizarse gracias a un seminograma. Otras causas pueden ser de orden psicológico e incluso inmunológico. 

¿Puede combatirse la infertilidad?
Sí, simplemente adoptando ciertas medidas que contribuyan a potenciar la fertilidad masculina. La primera y más importante, aunque no por ello más evidente, es mantener relaciones sexuales frecuentes. Con ello se contribuye a renovar los espermatozoides presentes en el torrente seminal. La dieta influye directamente en el estado físico general del hombre, por lo que el consumo controlado de alimentos ricos en grasas ayuda a su equilibrio nutricional y fisiológico. Y, por supuesto, debe reducirse en la medida de lo posible el consumo de sustancias como el tabaco, el alcohol o las drogas. Todas ellas afectan la cantidad y calidad del esperma, así como su movilidad.  Otro tipo de factores de riesgo para el desarrollo de la infertilidad masculina son el calor excesivo y los agentes químicos y tóxicos ambientales. Para combatirlos, procura usar ropa no demasiado ceñida y evitar el contacto con pesticidas, disolventes orgánicos o radiaciones. Entre los fármacos que pueden aumentar la fertilidad en el hombre están diversos suplementos dietéticos clínicamente probados que optimizan el recuento, la movilidad y la capacidad antioxidante del esperma. Un ejemplo son Androferti o Aquilea Fertil. Se trata en todo caso de tratamientos de larga o media duración, que deben ser siempre supervisados por un doctor.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Gracias por tu comentario! Antes de ser publicado, lo someteremos a moderación