16 de septiembre de 2013

Batidos de proteínas: ¿cómo hacerlos en casa?



Cuando decides apuntarte por fin al gimnasio y tomarte en serio lo de ponerte en forma, has de fijarte una serie de objetivos. Ello te ayudará sin duda a perseverar en tu propósito inicial y no dejarte vencer por la rutina o el cansancio. Hacer ejercicio de forma regular puede ser una buena excusa para desconectar después del trabajo o las clases, pero también te servirá para sentar las bases de un mejor físico. Son muchos los chicos que acuden al gimnasio no solo para adelgazar, sino precisamente para conseguir una musculatura más definida. Si ése es tu caso, es muy probable que estés buscando algún atajo que te ayude a sacarle un mayor rendimiento a tus sesiones de máquinas y circuitos. Los batidos de proteínas son, sin duda, el recurso más empleado por los habituales del gimnasio. El mundo de los suplementos vitamínicos merece todo un capítulo aparte, por lo que hoy empezamos por interesarnos por cómo prepararlos en casa. Consigue un complemento excepcional con el menor coste posible. 

Alimentación, vitaminas y desarrollo muscular
Para cualquier deportista, ya sea profesional o aficionado, la alimentación ha de ser un aspecto clave de su entrenamiento. Tan importante es planificar una dieta adecuada como elegir las series y rutinas adecuadas en el gimnasio, por ejemplo. No hay que olvidar que el trabajo físico, el descanso y un régimen equilibrado son las claves para conseguir ganar músculo en un tiempo récord. Sin embargo, los alimentos que tomamos a diario no siempre contienen un aporte suficiente de determinados nutrientes. Por ello, muchos especialistas y entrenadores personales suelen recomendar combinarlos con complementos que compensen sus carencias. Los batidos son la estrella en este terreno. El objetivo de los mismos es uno: dotar a los músculos de una dosis inmediata del alimento que necesitan tras la realización de ejercicio. Las proteínas tienen la llave del desarrollo muscular. Por eso, cada vez son mas los aficionados al gimnasio que optan por batidos proteicos. Al ser un alimento líquido, son ideales para consumir después de entrenar. De forma rápida y efectiva aportan a nuestro organismo una dosis extra de nutrientes esenciales. 

¿Cómo elaborar un batido proteico casero?
Partiendo de la base de que las proteínas son un elemento esencial en la fabricación de nuevos tejidos, es fácil entender que los batidos proteicos sean un componente de primera mano en la dieta de quienes buscan mejorar su tono muscular. Para elaborarlos en casa tan solo hay que tener en cuenta dos puntos: el gusto personal y los objetivos de cada uno. En general, se recomienda emplear como base de los mismos la leche o el yoghurt, pues ambos son dos excepcionales fuentes naturales de proteínas. Aquellos que tengan algún tipo de intolerancia a la lactosa, pueden recurrir a la leche de soja, rica en proteína de origen vegetal. A ello se le añadirá un ingrediente principal como la clara de huevo cocida, frutas (en gelatina o al natural), cereales o frutos secos. La combinación de ambos elementos contiene el equilibrio perfecto entre el aporte proteico y los hidratos de carbono necesarios. Una opción poco conocida pero extremadamente productiva es el batido de atún, a base de atún al natural en lata hervido y dos vasos de agua. Se bate y se toma en frío, aprovechando así su dosis de ácidos grasos omega-3 y proteínas. ¿Tienes alguna receta que quieras contarnos?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Gracias por tu comentario! Antes de ser publicado, lo someteremos a moderación