4 de septiembre de 2013

¡Vístete los guantes de boxeo y ponte en forma!


Para mantenerte en forma, no necesariamente tienes que pasarte horas y horas en el gimnasio o -si eres afortunado- sacándole rendimiento a tus máquinas caseras. El ejercicio cuando se realiza a través de la práctica deportiva es mucho más placentero. Y si te gusta lo que haces, ten por seguro que conseguirás sacarle mucho más rendimiento. Si estás cansado de jugar torneos de fútbol con tus colegas y si el baloncesto nunca ha sido lo tuyo, ¡búscate otras alternativas! Los deportes menos convencionales están en pleno auge. Desde la escalada hasta el rafting, cualquier opción es válida para mantenerse activo. Entre tantas posibilidades, tendemos a olvidarnos de todo un clásico que desde hace unas décadas ha sido relegado a las sombras del deporte reglado: el boxeo. ¡Sacúdete los prejuicios y ponte a punto practicando tu gancho de derecha!

¿Nos hemos olvidado del boxeo?
Hubo un tiempo en que el boxeo era un deporte de lo más popular en España. Compitiendo directamente con las audiencias cosechadas por el fútbol, en la televisión de los '60 y '70 eran habituales las veladas de boxeo. Nuestro país generó fue la cuna de grandes nombres en esta disciplina, tales como Pedro Carrasco, "Poli" Díaz o Javier Castillejo. El primero de ellos, junto con el cubano José Legrá consiguieron que el público de nuestro país se interesase más que nunca por el deporte de contacto por excelencia. Triunfos internacionales y locales, cinturones y títulos hicieron que hubiera una época en la que los niños fantaseaban con ganar combates como el que más. Sin embargo, diversos escándalos extra-deportivos protagonizados por boxeadores y la generalización de la idea de que se trataba de una práctica que generaba violencia hicieron que menguara el interés por ella. A pesar de ello, son muchos los gimnasios -tanto públicos como privados- que incluyen el boxeo entre su oferta. 

El boxeo, ideal para un entrenamiento integral
Tras una etapa oscura, parece que el boxeo está volviendo de nuevo a la actualidad. Lejos de los viejos estereotipos, se intenta subrayar la nobleza y la disciplina que exige el combate. Además, puede convertirse en un ejercicio ideal para descargar el estrés y la ansiedad acumulados en el día a día. ¿Qué mejor que golpear un saco repetidamente para sacar de dentro todas las frustraciones y preocupaciones presentes en nuestra rutina? Pero el boxeo no solo es una vía de escape ideal. También sirve para crearnos una agenda de entrenamiento de lo más variada y entretenida. A las pocas semanas de comenzar a practicarlo, los beneficios comienzan a hacerse visibles. Entre los mismos, están mejoras en: agilidad (se combate el sobrepeso y se aumenta la frecuencia cardíaca), equilibrio (al trabajar la coordinación entre piernas y brazos, se ejercita la menta y se potencia la verticalidad) o tonificación (incrementando el volumen muscular), reflejos (armonizando el control sobre cuerpo y mente). A diferencia de lo que se pueda considerar, practicar boxeo va mucho más allá de intentar golpear al contrario. La lista de ejercicios es amplia y el aprendizaje requerido es muy diverso. La complejidad de los mismos, sin embargo, es escasa. Cualquiera puede apuntarse a este deporte sin necesidad de tener una base previa. Tan solo habrá que aumentar progresivamente la exigencia en los entrenamientos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Gracias por tu comentario! Antes de ser publicado, lo someteremos a moderación