22 de mayo de 2013

¿Cómo se cura la ansiedad? Claves para luchar contra el estrés



El estrés es una de las grandes pandemias modernas. De norte a sur y de este a oeste, afecta a miles de personas en todo el mundo. Y el que nuestro ritmo de vida no ayuda demasiado a encontrar espacios de relajación que nos ayuden a dejar a un lado las tensiones del día a día. La vorágine de las grandes ciudades, las largas jornadas laborales, el caos de los transportes urbanos o los cambios experimentados en los sistemas de comunicación interpersonales en las últimas décadas son algunos de los factores que pueden provocarnos ansiedad. Sin embargo,  no por ser muy comunes, son menos importantes sus síntomas. De hecho, de no tratarse adecuadamente, este tipo de problemas psicológicos pueden convertirse en todo un hándicap a la hora de continuar con nuestra rutina diaria, provocando desde trastornos digestivos hasta problemas de disfunción sexual. El primer paso para dejar atrás el estrés  es admitir su existencia. No siempre es fácil, pues en general nos cuesta autoanalizarnos. 

Ponte a prueba
Si crees que puedes estar sufriendo un cuadro de ansiedad, plantéate las siguientes cuestiones:
- ¿Tengo reacciones exageradas?
- ¿Duermo bien y durante las horas suficientes?
- ¿Cómo son mis digestiones?
- ¿Me han diagnosticado hipertensión o tengo exceso de peso?
¿La perspectiva de volver a la rutina tras unas vacaciones o un simple fin de semana es una pesadilla?

Luchando contra la ansiedad
Estas sencillas pautas sirven para diagnosticar el problema, pero lo más importante es aprender cómo solucionarlo. Para ello, también se pueden poner en práctica una serie de rutinas sencillas como:
- Prioriza las tareas. Organizando tus actividades, serás capaz de reservarte un tiempo para ti mismo y tus aficiones. Además, te evitarás la preocupación de ir siempre contrarreloj.  
- Marca tus límites. Está muy bien tener ambición y estar siempre dispuesto a echar una mano, pero todos necesitamos un respiro. Aprende a decir basta.
- Practica ejercicio de forma regular. La actividad física es la mejor válvula de escape para la ansiedad y las preocupaciones. Además, te ayudará a sentirte mejor con tu propio cuerpo.
- Duerme bien. Intenta respetar la recomendación clásica de las 7 u 8 horas de descanso. Si haces una excepción, que sea por una buena causa (una salida con amigos o una cena con tu pareja, por ejemplo).

Si los trucos anteriores no acaban de funcionar, siempre puedes recurrir a la ayuda profesional. Las terapias suelen dar buenos resultados, al igual que los tratamientos farmacológicos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Gracias por tu comentario! Antes de ser publicado, lo someteremos a moderación