29 de mayo de 2013

Ponte a punto gracias a la natación


Nadar es, sin lugar a dudas, una de las actividades físicas más completas que podemos practicar. En ella intervienen no solo una buena parte de los músculos de nuestro cuerpo, sino también el sistema cardiovascular en su totalidad. El agua es uno de los mejores entornos a la hora de ejercitarnos. Ahora que el verano comienza a dejarse sentir -tímidamente-, nos hemos propuesto darle otro enfoque a los largos chapuzones en la playa o en la piscina. ¿Por qué no usarlos para adelgazar y tonificar nuestros músculos?

Ventajas del ejercicio en el agua
El entrenamiento en la piscina suele tener resultados excelentes. Y es que el agua, por definición, tiende a aligerar nuestro cuerpo, facilitando el trabajo de músculos y articulaciones. La resistencia en este medio es menor, por lo que se reduce el impacto del ejercicio realizado. Además, cuenta con una ventaja importante: ayuda a prevenir las lesiones. Al nadar o practicar cualquier otra actividad en el agua estaremos activando el corazón y los pulmones, así como los músculos del tren inferior y superior de nuestro cuerpo. Lo mejor de este tipo de ejercicios es que no solo ayuda a quemar grasas, sino que sirve para tonificar, definir y ganar masa muscular. Gracias a ellos podrás evitar el temido efecto rebote al perder peso. 

Sácale el máximo rendimiento a la natación
Para que el entrenamiento en el agua cumpla con su función, no basta con hacer unos largos de vez en cuando. Hay que ponerse las pilas y metalizarse de que necesitamos trazar una rutina similar a que llevamos en el gimnasio. Por eso, es necesario que los ejercicios que hagamos tengan una intensidad moderada, empleando entre un 60 y un 70% de nuestra capacidad cardíaca. Es conveniente variar la intensidad del trabajo de piscina, alternando velocidades y duración de los ejercicios. Lo más interesante es hacerlo en ayunas o después de la digestión, asegurándonos de que la glucosa ya ha sido consumida y se empezará a quemar grasas. Eso sí, no se debe descuidar la hidratación. El agua ayuda a eliminar toxinas

Pero, por encima de todo, para una puesta a punto en la piscina es imprescindible ser constante y regular. ¡Garantía de éxito!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Gracias por tu comentario! Antes de ser publicado, lo someteremos a moderación