8 de mayo de 2013

Se acabó el sufrir en silencio: tratamiento para las hemorroides



Las hemorroides son uno de los problemas más frecuentes, sin distinción de sexos. Tanto hombres como mujeres son susceptibles de padecerlas y, a pesar de que se ha extendido la idea de que son ellas las que suelen sufrirlas, no es del todo cierto. De hecho, algunas estimaciones apuntan a que hasta un 50% más de hombres presentan estas dilataciones anormales del canal rectal. Hace unas cuantas décadas, las hemorroides amenazaban con convertirse en incómodas patologías crónicas. Sin embargo, a día de hoy ya existen tratamientos de eficacia demostrada para eliminar sus desagradables molestias y síntomas. 

Factores que predisponen a sufrir hemorroides
No siempre es fácil determinar por qué una persona tiene hemorroides o, más bien, es difícil establecer una única causa. En general, se suele dar una confluencia de diversos factores que nos hacen más o menos propicios a desarrollarlas. La herencia es el primero de ellos, aunque no siempre es el principal. En realidad, las hemorroides suelen estar íntimamente relacionadas con los malos hábitos a la hora de ir al baño. El sobreesfuerzo en la defecación y el permanecer un tiempo excesivo haciendo presión son detonadores frecuentes de las hemorroides. En los hombres, también están muy relacionadas con el desempeño de trabajos que requieren estar mucho tiempo de pie (camareros, azafatos, etc.). La obesidad, en todo caso, puede contribuir también a alterar el ritmo intestinal, provocando estreñimiento crónico y otras complicaciones subsecuentes. 

Remedios para las hemorroides
Si problemas de la salud masculina como diversas disfunciones sexuales (impotencia, eyaculación precoz, etc.) suponen todo un tabú para quien las sufre, las hemorroides no lo son menos. Aquellos que las tienen  son reacios a ponerlo en conocimiento de un especialista. Hay tratamientos naturales y farmacológicos que pueden aliviar sus síntomas, dependiendo del tipo de hemorroides. El ejercicio físico regular, así como una dieta equilibrada y rica en frutas, fibra y verduras son esenciales. Además, se recomiendan los baños con agua fría con jabón para contraer las hemorroides dilatadas y garantizar la higiene, así como el uso de papel higiénico suave.  Para los que trabajan sentados es mejor echar mano de un cojín de tipo flotador. Entre los fármacos para las hemorroides, podemos encontrar desde cremas a lociones o aerosoles. De las necesidades de cada paciente dependerá la elección del tratamiento más adecuado. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Gracias por tu comentario! Antes de ser publicado, lo someteremos a moderación