13 de mayo de 2013

Verdades (y algunos mitos) en torno a la eyaculación precoz



La sexualidad es una de las principales fuentes de problemas de salud en el hombre. Las complicaciones a la hora de mantener relaciones sexuales, sean éstas de la naturaleza que sean, afectan a un número creciente de pacientes en España. Sin embargo, ni siempre se ponen en conocimiento del médico o especialista correspondiente, ni se tratan de forma adecuada. En las últimas décadas hemos asistido al boom de los fármacos para la disfunción eréctil y la eyaculación precoz. Paralelamente, el sector de la naturopatía y el herbalismo ha intentado responder al éxito alcanzado por Priligy, Viagra y similares con alternativas naturales. Sin embargo, el rendimiento de éstas sigue estando muy por debajo de sus competidoras. De todas formas, el principio de "toda ayuda es buena" es especialmente válido en caso de sufrir eyaculación precoz. El estilo de vida juega en ello un papel muy importante, así como la forma en que el hombre afronta el sexo. Desmontamos los entresijos de esta disfunción sexual masculina.

Datos sobre la eyaculación precoz:
- La eyaculación precoz afecta tanto a hombres jóvenes como a mayores. En contra de lo que muchos puedan considerar, no está ligada al envejecimiento o a la falta de inexperiencia.
- Hasta un 85% de los hombres que la sufren no acuden al médico. Y es que la eyaculación precoz, como la impotencia, todavía sigue siendo un tabú para muchos. 
- No existe un tiempo estándar para alcanzar la erección. Suele considerarse que si ésta sucede en menos de 2 minutos, el hombre sufre eyaculación precoz, pero, a parte de eso, sigue sin existir un consenso en torno al tiempo medio en una relación estándar. 
- La eyaculación precoz puede deberse tanto a factores psicológicos como fisiológicos. Normalmente, la ansiedad, el estrés, la falta de experiencia o la presión por demostrar un alto rendimiento sexual suelen desencadenar problemas a la hora de controlar el clímax en el hombre. 
- Puede ser un problema temporal. Al contrario que la impotencia, que tiende a ser más o menos permanente, la eyaculación tiene más probabilidades de presentarse de forma esporádica. Ello está relacionado con su origen psicológico, precisamente. 
- Para combatirla, se suelen recomendar desde medicamentos para la eyaculación precoz como Priligy a ejercicios similares a los Kegel para aprender a controlar la musculatura de la zona genital. La terapia sexual también es útil. 

Lo más importante, sin embargo, es recurrir a un especialista que pueda no solo responder a las dudas que puedan surgir ante determinados síntomas, sino administrar un tratamiento adecuado para la eyaculación precoz. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Gracias por tu comentario! Antes de ser publicado, lo someteremos a moderación